Sin duda las herramientas para corregir y revisar los textos son una de las mejores implementaciones, pero sin embargo hay que aprender los errores gramaticales que el mismo vaya arrojando, para ir creciendo dentro de la propia redacción, es como ir reconociendo donde está la falla.

Para ello se requiere comprender las reglas de la gramática española, las cuales imperan la expresión escrita, además de entender la función de cada una de estas normas, ya que se imponen de forma estricta, porque al final obedecen a un sentido lógico del texto, es decir con ellas obtiene mayor coherencia y estética.

EL CORRECTOR COMBATE A DIARIO ESTOS ERRORES GRAMATICALES

La mejor forma de mejorar tu redacción es observando donde se encuentran las fallas, por ello habitualmente en nuestro corrector ingles se encuentra al acecho de cualquier irregularidad dentro de la conformación de un texto, para erradicar estos errores gramaticales que pueden empañar cualquier escrito.

En primer lugar, el más común de todo, son los acentos, porque sin estos o con una mala aplicación de los mismos, se le cambia hasta el tiempo en el que se encuentra el verbo, deformando en gran medida el sentido de la oración, y por ende el párrafo pierde coherencia, de estas situaciones se encargan los correctores precisamente.

Por otro lado, se encuentran los signos de puntuación, para combatir esto a nivel personal e introspectivo se puede usar como técnica leer la redacción en voz alta previamente, esto con el propósito de tomar la entonación del mismo, ubicar comas, puntos, entre otros, para que no pierda la intención con la que fue escrito.

Así mismo se debe preservar la cohesión gramatical, es decir guardar relación del uso de frases con las ideas anteriores o la temática del texto en general, porque el sistema del correcto de forma automática marcará este hecho como un desfase, o sea va a perder el hilo, aunque a veces este hecho es imperceptible y peligroso para tu texto.

MEJORA TU REDACCIÓN RECONOCIENDO LOS ERRORES GRAMATICALES MÁS COMUNES

Normalmente los correctores también se abocan a tratar de determinar errores gramaticales que parecen difíciles de percibir, como el uso excesivo de alguna palabra, los cuales se pueden ir sustituyendo por sinónimos, para no sobrecargar la idea, porque deslucen las ideas y se pierde la atención del lector.

Se puede decir que lo más grosero es pasar por alto errores de ortografía, pero se entiende que hay confusiones entre las distinciones de “s” o “c”, lo mejor de todo es que para este tipo de inseguridad se encuentran sistemas o plataformas de correctores a la disposición de darle vida a cada letra.

La principal arma de la comunicación es el aprendizaje, pero también la insistencia de la persona en querer mejorar usando herramientas tecnológicas, porque es imposible no armarse con este tipo de facilidades o comodidades para dejar en alto toda conformación de un escrito, por ello si estos errores se asemejan a los tuyos, no esperes más.

CHROME EXTENSION